domingo, 30 de agosto de 2009

Es el final de una era...

Bueno, pues ya está. Desde ayer estoy de vuelta en mi casa de España, tras una fiesta de despedida muy sentida con todos mis compañeros, un viaje de 12 horas hasta Munich, seguido de algunas despedidas más con los 3 otros Vulcanus con los que compartí avión, otro vuelo hasta Madrid, donde pasé la noche, y un último trayecto de 5 horas de tren. Cuesta creer que no vaya a volver a Japón, al menos por ahora. Cuesta hacerse a la idea de que vuelvo a estar en casa, o en la que era mi casa antes de irme. A lo largo de este año me han pasado muchas cosas, buenas y malas; he conocido a mucha gente; he vivido muchas experiencias... y no me arrepiento de uno solo de los momentos que he pasado en Japón. Si pudiera volver al pasado y alguien me contara lo que iba a vivir en Japón durante este año, no habría cambiado ninguna de mis decisiones. No diré que ha sido el mejor año de mi vida, ni el mejor viaje de mi vida, pero sí puedo decir que ha sido la experiencia más enriquecedora de mi vida. He cambiado mucho como persona (todo a mejor, me gustaría pensar), y creo que todo lo que he aprendido lo podré poner en práctica durante el resto de mi vida.

La misión de este blog era servir de reflejo de mis experiencias durante este año. Por eso, éste es mi último post. Se ha cerrado el círculo, y como prueba queda aquí el registro de mi día a día en Japón durante este último año. Acabaré con un consejo a todos los que alguna vez hayan leído este blog y a todos los que lo lean.

Aprovechad las oportunidades que se os ofrecen.

No todo el mundo tiene la oportunidad de hacer algo como esto. Tampoco es necesario. En nuestro día a día se nos ofrecen infinidad de oportunidades para cambiar nuestra vida, un poco, mucho o por completo. No las desaprovechéis. No os rindáis a la rutina. No os dejéis llevar. No digo que luchéis hasta que el cuerpo caiga, pero sí digo que las oportunidades están ahí, para vosotros, para quien las desee.

Éste es mi último post en este blog. Un abrazo a todos, amigos, y sed felices.

Humor: Satisfecho. Una nacionalidad: Ciudadano del mundo.

3 comentarios:

LuisJouJR dijo...

Para bien o para mal, vuelves a cambiar de vida. La experiencia ahí queda, y los recuerdos. Ojalá que te vaya bien allá donde decidas dar tu próximo paso. Otros seguiremos por japolandia un añito más.

DrJones dijo...

^0^

Esteban dijo...

Se desprende un toque a lo Paulo Coelho en las últimas líneas.